Internacionales

Pancho Pepe Cróquer: un legado centenario

En 1955 compitió contra Juan Manuel Fangio y Sterling Moss en el Gran Premio Internacional de Caracas

||César Méndez Campero/Fotos Cortesía 

Hace 100 años nació “La Voz Deportiva de América”, en Turmero, estado Aragua. El mejor narrador deportivo venezolano vino al mundo un 23 de mayo de 1920

Muchos no tuvimos el placer de escuchar en vivo sus transmisiones deportivas, pero quienes sí lo hicieron sencillamente refieren que era algo único, de otro mundo. Elegancia, sobriedad, calidad descriptiva, amplio conocimiento, frases originales y versatilidad. Francisco José Cróquer Páez, mejor conocido como Pancho Pepe Cróquer, dejó una huella imborrable en los amantes de los deportes en Venezuela y en América.

Este sábado 23 de mayo se recuerda el centenario del nacimiento de “La Voz de Deportiva América”, como lo bautizó su colega argentino Eloy “Buck” Canel. Y es que este turmereño narró y comentó con total soltura automovilismo, beisbol, boxeo y fútbol, entre otras disciplinas.

Cróquer también era amante de practicar deportes, pero fue el automovilismo el que le apasionó completamente. Tanto así que fue compitiendo en la “Vuelta de la Concordia” en Barranquilla, Colombia, como encontró prematuramente la muerte en el año 1955 cuando contaba con 35 años de edad.

La influencia que tuvo Pancho Pepe Cróquer trascendió las fronteras nacionales, pues grandes figuras de la narración y el comentario deportivo lo mencionan como inspiración para dedicarse a ese delicado oficio.

Meteórico ascenso

Incluso para los atletas era un privilegio saber que sus hazañas fueran descritas por la potente voz de este aragüeño, que comenzó muy joven en el mundo de la radiodifusión, pero, como lo revela el historiador deportivo Javier González en un formidable hilo publicado en su cuenta en la red social Twitter, el jovencito era mensajero de la estación La Voz de Aragua al mismo tiempo que cursaba estudios de secundaria.

En esa emisora de radio recibió las primeras oportunidades de exhibir su talento artístico al recitar poesías y cantar tangos. Sin embargo, la inquietud por incursionar en el fascinante mundo de la radiodifusión estaba ahí. Fue en la Voz de Aragua donde recibió la primera oportunidad como locutor. Cuenta González que a Pancho Pepe le tocó en dos ocasiones sustituir al narrador de noticias y poner su voz para hacer anuncios comerciales.

En 1939 se mudó para Caracas, donde estudió para ser operador de sonido en Estudios Universo (4920 YV5XU) de Mario García Arocha y Alfredo Cortina, dos de los pioneros de la radiodifusión venezolana. Al mismo tiempo, el joven de 19 años sacaba sus estudios de bachillerato. Fue locutor suplente de esta estación hasta su desaparición.

Poco después entró en Ondas Populares en el rol de locutor comercial y a mediados de 1940, ya con 20 años de edad obtuvo el certificado de locutor, dando inicio a una extraordinaria carrera profesional que lo colocaría en lo más alto del Olimpo de la narración deportiva nacional e internacional.

Entre sus más recordados trabajos, los venezolanos testifican que narró los inicios en la rivalidad Caracas-Magallanes; fue la voz que identificó a Ondas Populares; describió los campeonatos mundiales de beisbol amateur de 1944 y 1945, los juegos de exhibición de las Estrellas Negras en 1945, cuando Jackie Robinson lideró a aquel contingente de peloteros estadounidenses que visitó el país. Las primeras temporadas de la LVBP las narró también Pancho Pepe, al igual que los encuentros entre los Dodgers de Brooklyn y los Yanquis de Nueva York en el estadio Cerveza Caracas por allá en 1947 y las primeras siete Series del Caribe entre 1949 y 1955.

Automovilismo, boxeo y fútbol también

No solo era beisbol, lo que atinadamente relataba Cróquer. Como muestra de su versatilidad, narró, desde un avión, la llegada de la carrera Buenos Aires-Caracas en 1948, cuando según Javier González pegó la frase “Cooche a la vista”.

En 1949, pasó a formar parte del staff de la Cabalgata Deportiva Gillette, junto al cubano “Felo” Ramírez, el argentino “Buck” Canel y el recordado Marco Antonio “Musiú” Lacavalerie. Ese mismo año se estrenó narrando una pelea de boxeo por el título mundial peso pluma, entre Sandy Saddler, estadounidense que era campeón mundial y Willie Pep, retador ítalo-estadounidense. En este espacio relató Juegos de Estrellas, Series Mundiales y el “Juego de la Semana”.

Para más muestras de lo que fue su intensa y vertiginosa carrera, hay que destacar que Cróquer fue el primer venezolano que narró un mundial de fútbol (Brasil 1950) para Ondas Polpulares, que también fue la primera en transmitir un evento de ese tipo en el país.

También fue la voz de Pancho Pepe la que bautizó las transmisiones deportivas por la televisión venezolana. En 1953 describió las incidencias de la Serie Mundial de Beisbol Amateur que se disputó en Caracas, en el estadio Universitario.

Por si fuera poco, Cróquer incursionó en medios impresos, después de que en 1951 quedara encargado de la dirección de la revista Venezuela Deportiva y Cinematográfica.

Admiración infinita

Nelson Jiménez, “El Indiscutible” narrador deportivo carabobeño con dilatada trayectoria se refirió a Cróquer en un tweet como “el mejor narrador deportivo de la historia de Venezuela“. Con ese mismo tono de admiración recordaba el fallecido Humberto “Beto” Perdomo al turmereño, quien sin ninguna duda fue el modelo a seguir por varias generaciones de narradores y comentaristas.

El connotado periodista deportivo aragüeño Carlos Cortez Mota, resalta en su libro “La Radiodifusión en Aragua y Algo Más” que Cróquer hizo yunta con Daniel Crespo Varona para montar el programa “Deportivas Yuquerí”. Describe al turmereño como “un polifacético del micrófono, deportista, actor y un caballero querido por su amabilidad y sencillez”.

Resalta Cortez Mota, que Pancho Pepe nunca se envaneció por su fama y éxito. “Siempre fue un brillante compañero y oportuno colaborador de quien precisara de sus servicios o de su apoyo”.

Afirma Cortez Mota en su texto que Cróquer ayudó a formar tanto al “Musiú” Lacavalerie como al también aragüeño Delio Amado León, aquilatados narradores deportivos criollos. Igualmente refiere que tanto Foción Serrano como Carlos Tovar Bracho siguieron los pasos de Pancho Pepe “sin imitarlo y cada quien con sus características propias”.

 

EL DATO

En honor a este nativo de Turmero, el autódromo internacional de Turagua lleva su nombre, al igual que una cancha de usos múltiples situada en el corazón de su ciudad natal.

LA CIFRA  

15 años de carrera bastaron para consagrar a este ilustre hijo del estado Aragua como un inmortal de la narración deportiva en todo el continente.

INMORTAL  

Pancho Pepe Cróquer forma parte del Salón de la Fama del Deporte Venezolano desde 1986, del Salón de la Gloria del Deporte Aragüeño desde 1993 y en 2006 fue exaltado al Salón de la Fama del Beisbol Venezolano.

POR SI NO LO SABÍAS  

Francisco José también se desempeñó como actor en películas y telenovelas venezolanas.

Fue campeón nacional de automovilismo en 1954.

En 1955 compitió contra Juan Manuel Fangio y Sterling Moss en el Gran Premio Internacional de Caracas.

LO CURIOSO

Cuenta Carlos Cortéz Mota en su libro “La Radiodifusión en Aragua y Algo Más” que Pancho Pepe participó en competencias de ciclismo en Turmero y Maracay. “Fue su inicio en la velocidad que tanto le apasionara y que después lo llevaría a la muerte”.

Esta gráfica presenta a Cróquer despidiéndose en el aeropuerto antes de viajar a Colombia, donde perdería la vida en 1955