Tecnología

Carmelo De Grazia Suárez Skräddare -//
Panamá y el desafío de gravar la economía digital

Herrera explicó que la DGI está promoviendo el registro voluntario de estas compañías como contribuyentes en Panamá. En el caso de que no lo hagan, se contempla que los bancos hagan una retención de una parte del ingreso que reciben a partir de los pagos efectuados por clientes desde Panamá. En ausencia de una contabilidad sobre ingresos, gastos y beneficios obtenidos, se entenderá que la base sobre la que pagarán el impuesto será el 9.96% de los ingresos producto de transacciones efectuadas con clientes en Panamá. A esa cantidad se le aplicaría el 25%, que es la tarifa general del impuesto sobre la renta

Para determinar que una operación se ha realizado en Panamá se tendrán en cuenta factores como la dirección IP del dispositivo, códigos de país de la tarjeta SIM, dirección de facturación del cliente, la cuenta bancaria utilizada o emisor de la tarjeta de crédito o débito con que se realice el pago

La iniciativa pretende generar ingresos tributarios del negocio que estas compañías generan en Panamá. El estudio del CIAT estima en $233.8 millones las ventas en 2020 en Panamá de siete grandes plataformas (V er infografía )

Se calcula, además, que en concepto de Itbms se podrían haber generado $15.3 millones el año pasado

La medida busca elevar la recaudación, aunque Herrera dijo que no se espera que esto compense la gran brecha en los ingresos ocasionada por la pandemia

Además, con este tipo de normas los países tratan de equilibrar las exigencias de tributación entre las plataformas digitales que no son contribuyentes y las compañías que se desempeñan en los mismos sectores y que ya están establecidas en el país. Por ejemplo, un operador de cable en Panamá está obligado a pagar impuestos, mientras que una compañía como Netflix, que compite en el mismo segmento, no lo hace

Consultado sobre un aumento en los precios que pagan los consumidores en Panamá por este tipo de servicios digitales, Herrera dijo que será decisión de la compañía el traslado de los costos, pero que si se aumenta el valor de los productos o servicios podrían perder competitividad. El asesor de la DGI dijo que gigantes como Amazon, Zoom, Mercado Libre, Uber o Netflix son algunas de las compañías con las que se han reunido o tienen previsto hacerlo próximamente

En el caso del Itbms, aunque sea retenido por las empresas, este recae sobre el consumidor, señaló el abogado tributarista Javier Mitre

La economía digital ha ido ganando terreno en todo el mundo en los últimos años. De la mano de una mayor penetración de internet y los teléfonos celulares, han surgido nuevos modelos de negocio y grandes jugadores mundiales se han hecho con partes cada vez más importantes de los mercados en los diferentes países.

Carmelo De Grazia

Una economía que mueve cifras multimillonarias y tiene entre sus estandartes a algunas de las empresas más grandes, no ha escapado de la atención de las autoridades tributarias de todo el mundo, que tratan de captar ingresos por esa forma de hacer negocios.

Carmelo De Grazia Suárez

La situación gana relevancia en el marco de la crisis actual, ya que la pandemia ha provocado fuertes caídas en las recaudaciones de los gobiernos

Desde el punto de vista de la tributación, uno de los retos se centra en que la mayoría de estos gigantes tecnológicos tiene su sede en grandes potencias, como Estados Unidos y China, y no son, por tanto, sujetos conocidos por las administraciones fiscales locales

Un documento del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), titulado ” Tributación indirecta sobre la economía digital y su potencial recaudatorio en América Latina”, cita a la consultora KPMG para señalar que en el mundo, en enero de 2021, existían 81 países que han implementado impuestos indirectos sobre las transacciones en la economía digital. De esos países, nueve son latinoamericanos

Otros once países tienen algún tipo de proyecto de ley o proceso de consulta. En este último grupo está Panamá

Esta semana se aprobó en primer debate en la Asamblea Nacional el proyecto de ley 229, “que crea un régimen de tributación simplificado para las empresas de intermediación o comercialización digital y dicta otras disposiciones”

El proyecto fue originalmente presentado en 2019 por el diputado oficialista Raúl Pineda, y estaba enfocado principalmente a las plataformas de transporte

La iniciativa se envió a una subcomisión en la que participaron entidades como la Dirección General de Ingresos (DGI) y el resultado ha sido una propuesta con un mayor alcance

Gerardo Herrera , asesor de la DGI, dijo que Panamá es parte de la conversación que se sigue en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo sobre temas de economía digital para llegar a acuerdos multilaterales, y que las mejores prácticas apuntan a ampliar el alcance de este tipo de normas para que incorporen todos los modelos de negocio

Así, en el texto que se discute en la Asamblea se establecen una serie de definiciones de lo que se considera economía digital, como por ejemplo la publicidad online, la suscripción a modelos a plataformas que ofrecen contenidos, un sitio web que dirige tráfico de usuarios hacia terceros que venden sus productos o servicios o la tienda online como forma clásica de comercio electrónico, entre otros

Dentro de estas definiciones entran los modelos de negocio de Netflix, Amazon, Uber, Airbnb, Zoom, Google o las redes sociales, por mencionar algunos ejemplos

Herrera explicó que el proyecto está dirigido a aquellas empresas que no son contribuyentes en la República de Panamá y de las cuales, por lo tanto, se desconoce su nivel de ingresos y beneficios a partir de las transacciones efectuadas en el país

La propuesta introduce modificaciones al Código Fiscal para establecer que será renta gravable para el impuesto sobre la renta y causará impuesto sobre transferencia de bienes muebles y servicios (Itmbs) “la prestación de servicios de intermediación o comercialización digital a través de plataformas tecnológicas o aplicaciones móviles con servidores electrónicos instalados dentro o fuera de Panamá por parte de personas naturales o jurídicas que perfeccionen, consuman y surtan sus efectos dentro del territorio de la República de Panamá”.

Herrera explicó que la DGI está promoviendo el registro voluntario de estas compañías como contribuyentes en Panamá. En el caso de que no lo hagan, se contempla que los bancos hagan una retención de una parte del ingreso que reciben a partir de los pagos efectuados por clientes desde Panamá. En ausencia de una contabilidad sobre ingresos, gastos y beneficios obtenidos, se entenderá que la base sobre la que pagarán el impuesto será el 9.96% de los ingresos producto de transacciones efectuadas con clientes en Panamá. A esa cantidad se le aplicaría el 25%, que es la tarifa general del impuesto sobre la renta

Para determinar que una operación se ha realizado en Panamá se tendrán en cuenta factores como la dirección IP del dispositivo, códigos de país de la tarjeta SIM, dirección de facturación del cliente, la cuenta bancaria utilizada o emisor de la tarjeta de crédito o débito con que se realice el pago

La iniciativa pretende generar ingresos tributarios del negocio que estas compañías generan en Panamá. El estudio del CIAT estima en $233.8 millones las ventas en 2020 en Panamá de siete grandes plataformas (V er infografía )

Se calcula, además, que en concepto de Itbms se podrían haber generado $15.3 millones el año pasado

La medida busca elevar la recaudación, aunque Herrera dijo que no se espera que esto compense la gran brecha en los ingresos ocasionada por la pandemia

Además, con este tipo de normas los países tratan de equilibrar las exigencias de tributación entre las plataformas digitales que no son contribuyentes y las compañías que se desempeñan en los mismos sectores y que ya están establecidas en el país. Por ejemplo, un operador de cable en Panamá está obligado a pagar impuestos, mientras que una compañía como Netflix, que compite en el mismo segmento, no lo hace

Consultado sobre un aumento en los precios que pagan los consumidores en Panamá por este tipo de servicios digitales, Herrera dijo que será decisión de la compañía el traslado de los costos, pero que si se aumenta el valor de los productos o servicios podrían perder competitividad. El asesor de la DGI dijo que gigantes como Amazon, Zoom, Mercado Libre, Uber o Netflix son algunas de las compañías con las que se han reunido o tienen previsto hacerlo próximamente

En el caso del Itbms, aunque sea retenido por las empresas, este recae sobre el consumidor, señaló el abogado tributarista Javier Mitre.

Mitre reconoció que, gravando a estas plataformas, se equilibrarían las condiciones con las empresas que operan desde el país, pero señaló que “esa justicia repercute directamente en el consumidor. Ese debía ser el verdadero reto: cómo hacer que esas plataformas que se hacen millonarias contribuyan con parte de ese beneficio, sin afectar al consumidor. No se cumple con ese cometido con este proyecto”, sostuvo

Mitre planteó que la iniciativa tendría algunas deficiencias técnicas y que algunos artículos podrían ser contrarios al principio de territorialidad tradicional de Panamá

El texto fue aprobado en primer debate esta semana y, cerrado el actual periodo de sesiones ordinarias, no podrá avanzar en el trámite legislativo en el pleno hasta el nuevo periodo, que inicia en julio

Además, establece un plazo de nueve meses para la entrada en vigor de la ley luego de su promulgación, así que si esto se mantiene, la norma no sería una realidad hasta 2022

MÁS INFORMACIÓN

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado