Uncategorized

Entorno Inteligente TV | Santa María de los Ángeles, por María García de Fleury

Francisco llegó a la Porciúncula a principios del siglo XIII, la iglesita humilde y solitaria dedicada a la Asunción de la Virgen estaba rodeada por un bosque de encinas y se encontraba en un estado de abandono casi total; allí en oración Francisco escuchó la voz de Cristo que le decía: «repara mi iglesia»

El 2 de agosto se celebra la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles o la Virgen de los Ángeles, uno de los títulos con los que los católicos honramos a la madre de Jesús. Este título se generalizó gracias a los frailes franciscanos desde la pequeña iglesia cerca de Asís llamada la Porciúncula, que significa pequeña porción de Tierra; esta existía desde hace años antes de que naciera San Francisco y estaba dedicada a Santa María de los Ángeles y San Francisco de Asís la eligió como su hogar debido a su veneración por los ángeles y su amor especial por la madre de Cristo.

Después de una vida de superficialidad, Francisco, con veintitantos años, escuchando la lectura del evangelio, comprendió definitivamente que su vocación era renunciar al mundo para vivir en una pobreza radical y dedicarse al apostolado itinerante.

Francisco llegó a la Porciúncula a principios del siglo XIII, la iglesita humilde y solitaria dedicada a la Asunción de la Virgen estaba rodeada por un bosque de encinas y se encontraba en un estado de abandono casi total; allí en oración Francisco escuchó la voz de Cristo que le decía: «repara mi iglesia».

Empezó a reparar físicamente la iglesia hasta que la tercera vez que escuchó la voz diciéndole: «Francisco, repara mi iglesia», se dio cuenta en lo profundo de su corazón que la iglesia que quería Cristo que reparara era la de los fieles, y así empezó a predicar el evangelio con fuerza y entusiasmo, era el año 1208.

En la Porciúncula recibió San Francisco a sus primeros seguidores y fundó la Orden de los Hermanos Menores; la noche del Domingo de Ramos de 1211 San Francisco acogió  a Clara de Asís, quién se cortó por primera vez su cabellera y pisoteando las pompas del mundo se dispuso a seguir a Cristo.

San Francisco la consagró al Señor, Santa Clara fundó también aquí la orden de las damas pobres o las Clarisas, allí celebró las primeras reuniones generales de los frailes y envío a sus seguidores como misioneros de paz a los hombres de toda la tierra.

Francisco de la Porciúncula  un punto de referencia para toda su vida y para la vida de la Fraternidad franciscana, es el lugar más sagrado y venerable del franciscanismo, la cuna de los hermanos menores, donde comenzó humildemente, prosiguió virtuosamente y concluyó felizmente su camino espiritual San Francisco.

Es interesante saber que Francisco consiguió la Porciúncula como un regalo de los monjes benedictinos del Monte Subasio, a condición de que hiciera de ella el centro y la casa madre de la Propia familia religiosa y desde entonces está pequeña inglesita no ha sido nunca abandonada por los frailes franciscanos.

En Venezuela, en la diócesis del Tigre, en el sur del estado Anzoátegui, se celebra todos los años la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles.

El Papa Juan 23 dijo:  «en Asís esta la representación de los ángeles que están en la presencia de la Santísima Trinidad y forman una corona en torno a la Madre de Dios, la Reina de los Ángeles quién desde aquí muestra el camino del paraíso, el camino hacia Dios»  y con Dios ¡siempre ganamos!